Llenos de esperanza, líderes profundizan en la aplicación del nuevo plan pastoral para el ministerio hispano de EE.UU.

HOUSTON (OSV News) -- Hace 30 años, un grupo de líderes del ministerio hispano de todo Estados Unidos se reunió en Houston para discutir planes e iniciativas para atender a los católicos hispanos/latinos que viven en Estados Unidos. 

Del 10 al 13 de octubre, la conferencia anual de la Asociación Católica Nacional de Directores Diocesanos para el Ministerio Hispano (NCADDHM – por sus siglas en inglés) regresó a Houston, reuniendo a 250 líderes del ministerio hispano de 109 diócesis de los EE.UU. Esta conferencia nacional -- que tuvo lugar en la a finales del Mes de Hispanidad, celebrado del 15 de septiembre al 15 de octubre -- también reunió a unos seis obispos, varios de los cuales dirigen los comités de los obispos de EE.UU. sobre el ministerio hispano y la diversidad cultural en la Iglesia. 

La conferencia de NCADDHM se centró en el nuevo "Plan Pastoral Nacional para el Ministerio Hispano/Latino", que fue aprobado por la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. en junio de 2023 y que fue desarrollado a través de un proceso de consulta, discernimiento y liderazgo durante varios años. Este documento es considerado la hoja de ruta para la pastoral hispana para los próximos 10 años.

El plan es una respuesta al proceso del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina que ha buscado ayudar a los laicos hispanos y a los líderes eclesiales a responder a las necesidades del grupo demográfico de más rápido crecimiento de la Iglesia Católica en Estados Unidos.

En la conferencia de Houston, Alejandro Aguilera-Titus, director adjunto de la Pastoral Hispana del Comité para la Diversidad Cultural en la Iglesia de la USCCB y coordinador nacional del V Encuentro, dijo que el plan pastoral era un reflejo y una respuesta directa a las "prioridades, necesidades y aspiraciones" de los católicos hispanos y latinos y tiene "el potencial de transformar la Iglesia en Estados Unidos".

El V Encuentro fue un proceso de muchos años que incluyó reuniones diocesanas, regionales y nacionales en las que participaron decenas de miles de líderes hispanos y latinos que culminó con una reunión nacional en Grapevine, Texas, en 2018, e identificó las prioridades pastorales clave para los católicos latinos.

Entre las 10 prioridades destacadas en el plan pastoral estaba la pastoral juvenil, la promoción de vocaciones, la formación en la fe, el acompañamiento pastoral de familias hispanas, el ministerio a los marginados, y la migración y defensa.

Durante la conferencia, los líderes escucharon a ponentes, obispos y teólogos que hablaron de las implicaciones del plan pastoral. Además de participar en la Misa diaria y las presentaciones, los participantes se dividieron en pequeños grupos en distintos momentos para compartir cómo se podría aplicar este nuevo plan en sus ministerios y sus regiones.

Para Olga Lucía Villar, directora ejecutiva del Instituto Pastoral del Sureste (SEPI), con sede en Miami -- que coordina y asiste a los ministerios hispanos de 30 diócesis del sureste de Estados Unidos -- y una de las muchas ponentes de la conferencia, el nuevo plan pastoral no podía llegar lo suficientemente pronto.

Ella considera que el plan pastoral ayuda a la Iglesia a ser más sensible a la realidad multicultural de hoy en la Iglesia Católica en los EE.UU. "Especialmente en momentos en los que es difícil, en los que hay más cuestiones que podrían dividirnos racialmente, creo que el plan nos sitúa en un buen punto para continuar sanando los procesos de reconciliación y centrarnos en pertenecer y ser enviados por Cristo", dijo a OSV News. 

Villar vio un paralelismo entre el proceso del Encuentro y el más reciente esfuerzo sinodal liderado por el Papa Francisco y dijo que "el plan nos encamina a ser una iglesia sinodal".

Desde que se celebró el primer Encuentro en 1972, dijo Villar, se ha hecho un esfuerzo en la Iglesia para reflexionar, dialogar y buscar juntos formas de avanzar como católicos hispanos en EE.UU. Ese sigue siendo el caso, aunque el panorama demográfico haya cambiado.

Desde 1972, el número de hispanos en EE.UU. se ha multiplicado, pasando de unos 9 millones a 63,7 millones, según datos del censo de EE.UU. de 2022. Y aunque ha habido informes sobre un aumento de la desafiliación, datos demográficos recientes mostraron que alrededor de 31 millones de hispanos/latinos se identifican como católicos.

Estamos hablando más ya que pertenecemos a esta Iglesia. No nos vamos a ir a ninguna parte. También es nuestra Iglesia y queremos formar parte de ella", dijo Villar. "Y creo que todo el proceso sinodal, y la forma en que el Papa Francisco nos anima a avanzar en esa dirección, lo hemos estado haciendo en pequeños pasos a lo largo de estos 51 años".

El obispo auxiliar de Detroit, Arturo Cepeda, presidente del Comité para la Diversidad Cultural en la Iglesia de los obispos estadounidenses, dijo que el nuevo plan pastoral era el "fruto de muchos años de sabiduría y consulta, experiencias, altibajos, de escucha, colaboración y tantos frutos que han traído los Encuentros". 

Él espera que el nuevo plan pastoral ayude a equipar a los líderes ministeriales y a los feligreses hispanos/latinos para que sepan cómo compartir sus experiencias de fe con las generaciones que vendrán después de los que hoy están en el ministerio. 

"Necesitamos ser capaces de compartir eso y saber que necesitamos preparar a nuestras segundas, terceras generaciones", dijo el obispo Cepeda a OSV News. "Necesitamos avanzar. Creo que es una bendición. Es un reto, sí. Pero tenemos que ser conscientes de ello". 

En Houston, Lázaro Contreras, director de la Oficina del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Galveston-Houston, dijo que espera ver cómo cada parroquia y comunidad católica de la región implementará de manera única el plan pastoral. 

"Con este plan pastoral, espero que la gente se sienta motivada y animada a hacerlo suyo", dijo. "El ministerio hispano es un trabajo que no hacemos solos. Es un trabajo que hacemos todos como  Iglesia. Por eso este tipo de encuentros son un recordatorio constante de que, ese trabajo de pastoral de acompañamiento a los católicos hispanos lo hace toda la Iglesia".

Ese avanzar juntos hacia el futuro es lo que entusiasmó a Ignacio Rodríguez, presidente del NCADDHM, especialmente durante la conferencia, que comenzó con una Misa de apertura celebrada por el cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston el 10 de octubre. 

Aunque la pandemia del COVID-19 en 2020 ralentizó gran parte de las colaboraciones de seguimiento entre los 3.000 líderes ministeriales y clérigos hispanos que se reunieron en Texas en 2018 para el V Encuentro, Rodríguez dijo que el celo y el deseo de que el plan pastoral tomara forma no hicieron más que crecer. 

Ahora que el plan pastoral está en manos de los líderes ministeriales, Aguilera-Titus dijo que el plan enfatiza la importancia de la diversidad y el compromiso intercultural e incluye pautas prácticas y recursos para crear un sentido de unidad y pertenencia. Señaló cómo una parroquia puede prosperar cuando abraza las diversas culturas presentes en una congregación a través de su fe católica compartida. 

"Cuando se entablan relaciones entre culturas, empiezan a desarrollar un nuevo sentido de identidad como comunidad católica diversa", dijo Aguilera-Titus. "El plan tiene un lenguaje inclusivo, atractivo y está dirigido no sólo a los católicos hispanos/latinos, sino a toda la Iglesia. Esperamos que aporte nuevas formas de dar vida al Evangelio y crear una Iglesia más sinodal y diversa".

Esa relación intercultural es clave para la evangelización, dijo la hermana Elsa Narváez, consultora de evangelización para las comunidades hispanas de la Arquidiócesis de Boston. 

"Mucha gente podría pensar que (el plan pastoral) es sólo para hispanos y latinos, pero no es así. Nuestro objetivo es llevar a Cristo a todo el mundo. Es como si fuéramos misioneros aquí en Estados Unidos", dijo, señalando cómo los católicos estadounidenses solían visitar países latinoamericanos para evangelizar.

"Ahora nosotros nos ayudamos. Estamos aquí haciendo una misión y sabemos que todos somos iguales ante Dios", continuó, diciendo que el plan no se trata de compartir idiomas o culturas, sino de evangelizar y fortalecer la fe. "No es porque seas hispano o no seas hispano. Somos una Iglesia, y estamos aquí para amarnos y servirnos los unos a los otros y simplemente para llevar a Jesús a todo el mundo. Ese es nuestro objetivo. ... Es Jesús, ese es el objetivo". 

---

James Ramos escribe para OSV News desde Houston.

---

BRIEF: HOUSTON (OSV News) -- Del 10 al 13 de octubre se reunieron en Houston 250 líderes del ministerio hispano de 109 diócesis de Estados Unidos, así como varios obispos, para la conferencia anual de la Asociación Nacional Católica de Directores Diocesanos para el Ministerio Hispano (NCADDHM). La conferencia se centró en el nuevo "Plan Pastoral Nacional para el Ministerio Hispano/Latino", aprobado por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés) en junio de 2023. El plan es una respuesta directa al proceso plurianual del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina para ayudar a Iglesia a responder a las necesidades del grupo demográfico de más rápido crecimiento de la Iglesia Católica estadounidense. El obispo Auxiliar de Detroit Arturo Cepeda, presidente del Comité para la Diversidad Cultural en la Iglesia de la USCCB, dijo que el nuevo plan pastoral era el "fruto de muchos años de sabiduría y consulta, de experiencias, de altibajos, de escucha, de colaboración y de tantos frutos que han dado los Encuentros". Alejandro Aguilera-Titus, director adjunto del Subcomité de la Pastoral Hispana de la USCCB y coordinador nacional del V Encuentro, dijo que el plan pastoral era un reflejo directo y una respuesta a las "prioridades, necesidades y aspiraciones" de los católicos hispanos y latinos y que tiene "el potencial de transformar" a la Iglesia en EE.UU. Entre las prioridades del plan se encuentran el compromiso con los jóvenes y los adultos jóvenes, las vocaciones, la formación en la fe, el acompañamiento de las familias y el ministerio con los marginados.